En la memoria de Steve Jobs…

Hoy, 5 de Octubre de 2011,  falleció  Steve Jobs (fundador de Apple y de Pixar) a los 56 años de edad.

Vuelvo a publicar un mensaje que compartí hace ya más de cuatro años en Un Mensaje Para Ti… y que refleja el pensamiento de este hombre que ha marcado un hito en el desarrollo de la tecnología.

Un discurso inspirador…

(Mas videos en Un Mensaje Para Ti…)


UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez   Seguirme en Twitter


Hoy… me asaltaron

Si.. así es, el mensaje de hoy es muy particular ya que hoy… me asaltaron.

Esta mañana mientras esperaba a mis hijas dentro del auto en la puerta de su casa para llevarlas como todos los días a las 7 de la mañana al colegio, un hombre que venía en una bicicleta se acercó súbitamente hasta la ventanilla de mi auto y me amenazó con un arma de fuego obligándome a que abriera la ventana del auto y le entregara mis pertenencias.

Sin entrar en los detalles, nada agradables y que no agregan valor a lo que quiero expresar, solo les cuento que gracias a Dios solo me robó dinero y cosas materiales de valor que llevaba conmigo; y digo gracias a Dios porque no resulté herido ni yo ni mi hija de 14 años que en ese preciso instante salía de la casa para que su papá la lleve junto con mi otra hija al colegio.

Esto que hoy me ocurrió es una triste realidad que desde hace ya muchos años vive mi querida República Argentina; y en particular la Ciudad de Buenos Aires y la zona del gran Buenos Aires que la rodea.

Si tengo que comparar lo que me ocurrió esta mañana con las cosas que escucho, veo y leo todos los días en los medios de comunicación, debo ser justo y reconocer que lo mio no fue nada, que fue una “pequeñez”. Pero resulta que es la primera vez en mis 41 años, en que otro ser humano, al que no conozco y al que nunca le he hecho ningún daño, tuvo el coraje y falta de escrúpulos para amenazarme con un arma de fuego, y en definitiva… “jugar” durante ese instante con mi vida y la de mis seres queridos.

Como he intentado hacer siempre en la vida, al menos desde que tengo memoria y conciencia, busqué en esta horrible experiencia que me tocó vivir hoy, algo positivo, algo que aprender, algo que llevarme, algo que le dé algún sentido a la cosa.

Soy un fiel creyente de que las cosas nos ocurren por algo, y de que todo forma parte de los planes que Dios tiene para nosotros.

No siempre es fácil sacar algo positivo de las cosas, de situaciones que por todos lados muestran ser negativas y lamentables; pero creo que casi siempre hay una arista y un punto de vista desde el cual la cosa se ve de otra manera, de una manera más clara, con un poco más de “sentido”.

Hoy pensaba en lo ocurrido y decidí entonces que…

* Voy a intentar vencer el miedo que estas situaciones nos dejan, para seguir adelante… para seguir con mi vida.

* Mientras esas personas están a esas horas de la mañana intentando dañar, robar y abusar de los demás, yo voy a seguir esperando a mis hijas para llevarlas al colegio, para que en lo posible no falten ni un solo día a clase, como el día de hoy en que decidí de todos modos llevarlas a pesar del incidente.

* Voy a continuar ocupándome de la educación de mis hijas; y no hablo solamente de la educación en contenidos, sino fundamentalmente de la educación en valores; porque es eso lo que marcará la diferencia para que el día de mañana ellas estén del “bando de los buenos”, de los que se guían por el amor y el respeto por el  prójimo.

* Voy a seguir pidiéndole a Dios su protección, para mí, para mi familia y para mis seres queridos; porque no tengo dudas de que Él me escucha y de que Él me protege, como lo hizo una vez más, esta mañana.

Siempre ha habido delincuentes y personas que buscan dañar a los demás; pero creo que son peores aquellos corruptos que desde las posiciones de poder en los gobiernos y en las instituciones de esta Nación, utilizan los cargos en beneficio propio, en beneficio de sus negocios personales y de sus egoístas ansias de control y poder; sin hacerse cargo de la gran responsabilidad que les toca por haber sido los depositarios del voto de los ciudadanos que han decidido delegar en ellos el gobierno de su país.

Por eso decidí también que voy a seguir confiando en la democracia, que aunque imperfecta, es la forma de gobierno que nos permite corregir en cada elección aquellas malas decisiones que hemos tomado en el pasado; quitándole el.poder a quienes no han tenido el valor de hacer el bien, y dándoselo nuevamente a aquellos otros que prometen hacerlo en adelante.

Fundamentalmente, hoy estoy agradecido a Dios, por habernos cuidado a mis hijas y a mí en este lamentable incidente que nos tocó vivir.

Creo en Dios, y sé que siempre habrá mas “buenos” que “malos” en el mundo y en la vida; así que solo me resta sentirme agradecido y continuar el camino hacia adelante, con fe, con esperanza e intentando sumar más granitos de arena en el plato positivo de la balanza.

Mis disculpas a quienes usualmente leen este blog, un espacio en el que intento compartir cosas positivas que nos den ánimo y esperanza; pero hoy tenía la necesidad de expresar esto que siento, y de compartir el optimismo y la fe, que gracias a Dios, no me han podido arrebatar.

Gracias por leerme.

Hasta pronto,

Pablo A. Giménez

Hay secretos…

Hay secretos… que merecen ser desvelados.

Juan Pablo II

Teresa de Calcuta y Juan Pablo II

(Mas videos en Un Mensaje Para Ti…)


UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez   Seguirme en Twitter

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email  Tweetear este mensaje

¿Llevas una carga?

Hace un tiempo me puse a observar detenidamente la vida de las hormigas, y confieso que quedé asombrado al verlas trabajar con tanto orden y empeño.

Pero una hormiga en particular atrajo mi atención. Negra y de tamaño mediano, la hormiga llevaba como carga una pajita que era seis veces más larga que ella misma.

Después de avanzar casi un metro con semejante carga, llegó a una especie de grieta, estrecha pero profunda, formada entre dos grandes piedras.

Probó cruzar de una manera y de otra, pero todo su esfuerzo fue en vano; hasta que por fin la hormiguita hizo lo insólito.

Con toda habilidad apoyó los extremos de la pajita en un borde y otro de la grieta, y así se construyó su propio puente, sobre el cual pudo atravesar el abismo.

Al llegar al otro lado, tomó nuevamente su carga y continuó su esforzado viaje sin inconvenientes.

La hormiga supo convertir su carga en un puente, y así pudo continuar su viaje.

De no haber tenido esa carga, que bien pesada era para ella, no habría podido avanzar en su camino…

¿Cuántas veces nos quejamos por los problemas, las cargas y las pruebas que debemos soportar?.

Pero sin darnos cuenta, esas mismas cargas -bien tomadas- pueden convertirse en puentes y peldaños que nos ayudan a triunfar.

Una deficiencia cardíaca hizo de un médico un famoso cardiólogo; el impedimento físico convirtío al joven en un gran escritor; la timidez del estudiante lo llevó a ser un destacado investigador.

¿Cuántos otros ejemplos podríamos mencionar?; todos para mostrar la misma verdad.

Con frecuencia debemos padecer males para disfrutar luego de los bienes mayores; que debemos llevar con valor nuestras cargas para luego convertirlas en puentes de éxito y prosperidad.

¿Estás soportando en este momento algún problema o adversidad?.

Recuerda que nada conseguirás quejándote o angustiándote. Confía en Dios, Él no permitirá que la prueba te aniquile, más bien te dará fuerzas para seguir con valor y lograr mayores alturas.

(autor desconocido)

 

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Lograr lo imposible…

Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”

Francisco de Asís


UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Creer que es posible…

Una joven había tomado clases de ballet durante toda su infancia, y había llegado el momento en que se sentía lista para entregarse a la disciplina que la ayudaría a convertir su afición en profesión.

Deseaba llegar a ser la primera bailarina y quería comprobar si poseía las dotes necesarias, de manera que cuando llegó a su ciudad una gran compañía de ballet, fue a los camerinos luego de una función, y habló con el director.

-Quisiera llegar a ser una gran bailarina, -le dijo, -pero no se si tengo el talento necesario que me hace falta.

-Dame una demostración, -le dijo el maestro.

Transcurrido apenas 5 minutos, la interrumpió, moviendo la cabeza en señal de desaprobación.

-No, no tiene usted condiciones.

-La joven llegó a su casa con el corazón desgarrado, arrojó las zapatillas de baile en un armario y no volvió a calzarlas nunca más, se casó, tuvo hijos y cuando se hicieron un poco mayores, tomó un empleo de cajera en un supermercado.

Años después asistió a una función de ballet, y a la salida se topó con el viejo director que ya era octogenario, ella le recordó la charla que habían tenido años antes, le mostró fotografías de sus hijos y le comentó de su trabajo en el supermercado, luego agregó: -Hay algo que nunca he terminado de entender.

-¿Cómo pudo usted saber tan rápido que yo no tenía condiciones de bailarina?

-Ahhh, apenas la miré cuando Ud. bailó delante de mi, le dije lo que siempre le digo a todas, -le contestó.

-¡Pero eso es imperdonable! -Exclamó ella, -¡arruinó mi vida, pude haber llegado a ser primera bailarina!

-No lo creo, repuso el viejo maestro. -Si hubieras tenido las dotes necesarias, y una verdadera vocación para bailar, no habrías prestado ninguna atención a lo que yo dije.

Sin duda, si te crees perdido, estás perdido y si crees que no puedes, pues no podrás.

Si quieres hacer algo pero lo crees imposible, no creo que triunfes jamás.

En la vida no solo el valiente o el veloz triunfa, tarde o temprano el que siempre vence es el que cree que es posible.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Una gota en el océano…

Todo lo que hacemos no es más que una gota en el océano, pero si no lo hacemos, esa gota faltará para siempre.”


Que donde haya desesperación pueda llevar esperanza.

Que donde haya tristeza pueda llevar alegría.

Señor, haz que dé consuelo antes de recibir consuelo.

Comprender antes de ser comprendidos.

Amar antes que ser amado.

Porque dar es recibir.

Porque es al perdonar cuando somos perdonados.

Es al morir cuando nacemos a la vida eterna.

Madre Teresa de Calcuta

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Vive tus sueños…

Cuando alguien evoluciona, también evoluciona todo a su alrededor…

Cuando tratamos de ser mejores de lo que somos, todo a nuestro alrededor también se vuelve mejor.

Eres libre para elegir… para tomar decisiones, aunque solo tu las entiendas, toma tus decisiones con coraje, desprendimiento y, a veces, con una cierta dosis de locura.

Solo entenderemos la vida y el Universo cuando no buscamos explicaciones.

Entonces todo queda claro.

Aprender algo significa entrar en contacto con un mundo desconocido, en donde las cosas más simples son las mas extraordinarias.

Atrévete a cambiar, desafíate, no temas a los retos, insiste una y otra, y otra vez.

Recuerda que sin fe se puede perder una batalla que ya parecía ganada.

No te des por vencido; acuérdate de saber siempre lo que quieres… y empieza de nuevo.

El secreto está en no tener miedo de equivocarnos y de saber que es necesario ser humilde para aprender.

Ten paciencia para encontrar el momento exacto y congratúlate de tus logros.

Y si esto no fuera suficiente…analiza las causas e inténtalo con más fuerza…

El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share

compatir_por_email

Creo…

Creo en mis formas, en mis caminos; en esos que duelen pero que rinden frutos.

Creo en el sendero de la verdad, en el sendero difícil.

Creo en mi alma, en esa porción agazapada de mí.

Creo en mis palabras, en mis frases, en mis abrazos y en mis miradas.

Creo en quien soy y, por lo tanto, en quien a pesar de las derrotas no tengo intenciones de dejar de ser.

Creo en mi sueño, en el magnífico sueño que seguiré construyendo hasta que no me queden más fuerzas para creer.

Creo en el destino, en mi historia, en mis pasos y en mi experiencia.

Creo en mis ganas de dar y creo en un mundo maravilloso que espera recibir mi gota de cariño.

Creo en la amistad, en los besos, en la lluvia, en las sonrisas y en los secretos.

Creo en mi esfuerzo por crecer, en mis ganas de crecer.

Creo en la vida, y en la magia con la que toca todas las cosas.

Creo en el destino y en un futuro de recompensa para quienes afrontan el desafío de ser fieles a sí mismos.

Creo en mí; sobre todo creo en mí cuando caigo, cuando no tengo fuerzas, cuando el viento sopla y mis velas ceden, sigo creyendo en aguantar y en volver con todas mis fuerzas para seguir y seguir creyendo, y seguir andando, y seguir viviendo.

Creo en los sentimientos que pueden hacer de cada día un sol distinto.

Y por supuesto, creo en el amor y en ese modo indescriptible de estar parado ante la vida, en esa manera intrépida de hacer transcurrir el tiempo, en esa forma tan peligrosa y a la vez tan excitante de tener el corazón abierto.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share

compatir_por_email

Día de limpieza

Estaba necesitando hacer una limpieza en mí…

Tirar algunos pensamientos indeseados; lavar algunos tesoros que estaban medio oxidados.

Entonces saqué del fondo de las gavetas, recuerdos que no uso y no quiero mas.

Tiré afuera algunos sueños, algunas ilusiones…

Papeles de regalo que nunca usé, sonrisas que nunca dí.

Tiré fuera la rabia y el rencor de las flores marchitas que estaban dentro de un libro que nunca leí.

Miré mis sonrisas futuras y mis alegrías pretendidas… y las coloqué en un cajoncito, bien ordenaditas.

Quedé sin paciencia…

Saqué todo de adentro del armario y lo fui tirando al suelo: pasiones escondidas; deseos reprimidos; palabras horribles que nunca hubiera  querido decir; heridas de un amigo; recuerdos de un día triste…

Pero también encontré otras cosas… y muy bellas.

Me senté en el suelo, para poder escoger.

Un pajarito cantando en mi ventana; aquella luna color de plata; esa puesta de sol…

Me fui encantando y distrayendo, mirando cada uno de aquellos recuerdos.

Arrojé directo en el tacho de la basura los restos de un amor que me hirió.

Tomé las palabras de rabia y de dolor que estaban en el estante de encima, pues casi no las uso, y las tiré fuera en el mismo instante.

Otras cosas que aún me hieren, las coloqué en un cajón para después ver lo que haré con ellas, si las olvido o las envío al basurero.

Encontré aquel cajoncito, aquella gaveta en la que uno guarda todo lo que es mas importante: el amor, la alegría, las sonrisas, un dedito de fé para los momentos que más necesitamos.

Recogí con cariño el amor encontrado; doblé ordenaditos los deseos; coloqué perfume en la esperanza; pasé un pañito en el estante de mis metas y las dejé a la vista para no olvidarlas.

Coloqué en los estantes de abajo algunos recuerdos de la infancia; en la gaveta de encima, los de mi juventud, y colgado bien enfrente, puse mi capacidad de amar, y principalmente… la fuerza para RECOMENZAR.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share

compatir_por_email