Cerrando puertas…

Poner fin a un ciclo, cerrar puertas, concluir capítulos… no importa el nombre que le demos, lo importante es dejar en el pasado los momentos de la vida que ya terminaron.

¿Me han despedido de un trabajo?, ¿ha terminado una relación?; ¿me he ido de casa de mis padres?; ¿me he ido a vivir a otro país?; esa amistad que tanto tiempo cultivé, ¿ha desaparecido sin más?.

Puedes pasar mucho tiempo preguntándote por qué ha sucedido algo asi…

Puedes decirte a ti mismo que no darás un paso más hasta entender por qué motivo esas cosas que eran tan importantes en tu vida, se convirtieron de repente en polvo.

Pero una actitud así supondrá un desgaste inmenso para todos: tu país, tu cónyugue, tus amigos, tus hijos, tu hermano; todos esllo estarán cerrando ciclos, pasando página, mirando hacia adelante; y todos sufrirán al verte paralizado.

Recuerdos…

Nadie puede estar al mismo tiempo en el presente y en pasado, ni siquiera al intentar entender lo sucedido.

El pasado no volverá: no podemos ser eternamente niños, adolescentes tardíos, hijos con sentimientos de culpa o de rencor hacia sus padres, amantes que reviven día y noche su relación con una persona que se fue para no volver.

No podemos ser empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.

¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!.

Todo pasa, y lo mejor que podemos hacer es no volver a ello.

Por eso es tan importante (por doloroso que sea) destruir recuerdos, cambiar de casa, donar cosas a los orfanatos, vender o dar nuestros libros.

Todo en este mundo visible es una manifestación del mundo invisible, de lo que sucede en nuestro corazón.

Deshacerse de ciertos recuerdos significa también dejar libre un espacio para que otras cosas ocupen su lugar.

Dejar para siempre, soltar… desprenderse.

Nadie en esta vida juega con cartas marcadas; por ello, unas veces ganamos y otras perdemos.

No esperes que te devuelvan lo que has dado, no esperes que reconozcan tu esfuerzo, que descubran tu genio, que entiendan tu amor.

Deja de encender tu televisión emocional y de ver siempre el mismo programa, en el que se muestra cómo has sufrido con determinada pérdida; eso no hace sino envenenarte.

Nada hay más peligroso que las rupturas amorosas que no aceptamos; las promesas de empleo que no tienen fecha de inicio; las decisiones siempre propuestas en espera del “momento ideal”.

La vida está para adelante, nunca para atrás.

Si andas por la vida dejando puertas abiertas “por si acaso”, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción.

¿Noviazgos o amistades que no clausuran?; ¿posibilidades de regresar? (¿a qué?); ¿necesidad de aclaraciones?; ¿palabras que no se dijeron?; ¿silencios que lo invadieron…?

¡Si puedes enfrentarlos!, ya y ahora; hazlo, sino déjalos ir, cierra capítulos; di a ti mismo que no… que no vuelven; pero no por orgullo ni soberbia, sino porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón; en esa habitación; en esa casa; en esa oficina; en ese oficio.

Tu ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año.

Por lo tanto, no hay nada a qué volver.

Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo.

Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual; porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.

Es salud mental y amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida… déjalo ir.

Antes de comenzar un nuevo capítulo hay que terminar el anterior: repítete a ti mismo que lo pasado no volverá jamás.

Recuerda que hubo una época en que podías vivir sin eso, sin aquella persona; que no hay nada insustituible, que un habito no es una necesidad.

Puede parecer obvio, puede que sea difícil, pero es muy importante cerrar ciclos; no por orgullo ni por incapacidad, ni por soberbia; sino porque sencillamente aquello ya no encaja en tu vida.

Cierra la puerta, cambia el disco, limpia la casa, sacude al polvo.

Deja de ser quien eras y transfórmate en el que eres… esa es la vida.

(atribuido a Paulo Coelho)

UnMensajeParaTi.com.ar @PabloGimenez

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email Seguirme en Twitter

 

Anuncios

Tú… ¿de qué eres esclavo?

¿De las heridas que recibiste cuando eras pequeño?, ¿de tus traumas de la infancia?, ¿de lo que alguien más decidió que fueras?, ¿de una relación que no te satisface?, ¿ de un trabajo que no disfrutas?, ¿de la rutina de tu vida?.

¡Ya libérate!, tira ya ese costal que llevas en la espalda en el guardas el   resentimiento, el rencor y la culpa.

Deja ya de culpar a otros y a tu pasado por lo que no marcha bien en tu vida.

Cada día tienes la oportunidad de empezar otra vez.

Cada mañana, al abrir los ojos, naces de nuevo, recibes otra oportunidad para cambiar lo que no te gusta y para mejorar tu vida.

La responsabilidad es toda tuya.

Tu felicidad no depende de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tu pasado, depende solo de ti.

¿Qué es lo que te tiene paralizado?, ¿el miedo al rechazo?, ¿al éxito?, ¿al fracaso?, ¿al que dirán?, ¿a la crítica?, ¿a cometer errores?, ¿a estar solo?.

¡Rompe ya las cadenas que tu mismo te has impuesto!.

A lo único que le debes tener miedo es a no ser tú mismo, a dejar pasar tu vida sin hacer lo que quieres, a desaprovechar esta oportunidad de mostrarte a otros, de decir lo que piensas, de compartir lo que tienes.

Tú eres parte de la vida y como todos, puedes caminar con la frente en alto.

Los errores del pasado ya han sido olvidados y los errores del futuro serán perdonados.

Date cuenta de que nadie lleva un registro de tus faltas, solo tú mismo.

Ese juez que te reprocha, ese verdugo que te castiga, ese mal amigo que siempre te critica, ¡eres tú mismo!.

Ya déjate en paz, ya perdónate, sólo tú puedes lograrlo.

¿Cuándo vas a demostrar tu amor a tus seres queridos?, ¿cuándo te queden unos minutos de vida?, ¿cuándo les queden a ellos unos minutos de vida?.

El amor que no demuestres hoy, se perderá  para siempre.

Recuerda que la vida es tan corta y tan frágil que no tenemos tiempo que perder en rencores y estúpidas discusiones.

Hoy es el día de perdonar las ofensas del pasado y de arreglar las viejas rencillas.

Entrégate a los que amas sin esperar cambiarlos, acéptalos tal como son y respeta el don más valioso que han recibido: su libertad.

Disfruta de tus relaciones sin hacer dramas.

Si pretendes que todos hagan lo que tú quieres o que sean como tú has decidido, si pretendes controlar a los que te rodean, llenarás tu vida de conflicto.

Permite a otros que tomen sus propias decisiones como has de tomar las tuyas,  tratando siempre de lograr lo que es mejor para todos.

Así podrás llenar tu vida de armonía.

Y por último, ¿qué estás esperando para empezar a disfrutar de tu vida?, ¿que  se arreglen todos tus problemas?, ¿que se te quiten todos tus traumas?, ¿que por fin alguien reconozca tu valor?; ¿que llegue el amor de tu vida?; ¿que regrese el que se fue?; ¿que todo te salga como tú quieres?; ¿que se acabe la crisis económica?; ¿que te suceda un milagro?; ¿que por arte de magia todo sea hermoso y perfecto?.

¡Despierta ya hermano!, ¡despierta ya hermana!, ¡ésta es la vida!.

La vida no es lo que sucede cuando todos tus planes se cumplen, ni lo que pasará cuado tengas eso que tanto deseas.

La vida es lo que está pasando en este preciso instante.

Tú vida en este momento es leer este párrafo, donde quiera que lo estés haciendo y con las circunstancias que te rodean ahora.

En este momento tu corazón lleva sangre a todas las células de tu cuerpo y tus pulmones llevan oxígeno a donde se necesita.

En este momento algo que no podemos comprender, te mantiene vivo y te permite, ver, pensar, expresarte, moverte, reír, ¡hasta llorar si quieres!.

No te acostumbres a la vida, no te acostumbres a despertar todos los días y estar  aburrido, o malhumorado, o preocupado.

Abre tus ojos y agradece todas las bendiciones que puedes ver, agradece tu capacidad de oír el canto de los pájaros, tu música preferida, la risa de tus  hijitos.

Pon tus manos en tu pecho y siente tu corazón latir con fuerza diciéndote: “Estás vivo, estás vivo, estás vivo”.

Yo se que la vida no es perfecta, que está llena de situaciones difíciles.

Tal vez, así es como se supone que sea.

Tal vez por eso se te han brindado todas las herramientas que necesitas para  enfrentarla: Una gran fortaleza que te permite soportar las pérdidas, la libertad  de elegir como reaccionar ante lo que sucede, el amor y el apoyo de tus seres queridos.

Se también que tú no eres perfecto, nadie lo es.

Y sin embargo, millones de circunstancias se han reunido para que existas.

Fuiste formado a partir de un diseño maravilloso y compartes con toda la humanidad sus virtudes y defectos.

Así está escrito en tus genes, en los genes de todos los seres humanos que han existido y en todos los que existirán.

Tus pasiones, tus miedos, tus heridas, tus debilidades, tus secretos y tu agresión,  los compartes con todos tus hermanos.

¡Bienvenido a la raza humana!.

Esos supuestos defectos son parte de tu libertad, parte de tu humanidad.

Si te preguntas, ¿quién soy yo para decirte todo esto?; te contestaré que no soy  nadie, soy simplemente una versión diferente de lo que tú eres; otro ser humano  más entre miles de millones, pero uno que ha decidido ser libre y recuperar todo el poder de su vida.

Espero que tú también decidas hacerlo.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar @PabloGimenez

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email Seguirme en Twitter

Cambiar…

Arriesgarse a cambiar es la opción más segura

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar @PabloGimenez

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email Seguirme en Twitter

Hoy es el día…

Hoy es un día maravilloso porque reconozco mi potencial y puedo crear el resto de mi vida.

Observo atentamente lo que sucede a mi alrededor y lo acepto.

No me detengo a lamentar lo que creo no está bien.

Existe a mi disposición un abanico de posibilidades.

Me hago responsable de la opción que elijo para mi vida y acciono acorde a ella sin perder de vista el objetivo que está alineado con la felicidad.

Soy pura esencia Divina, y todo lo que elija ser, pensar y actuar acorde a esa vibración, se que será exitoso y traerá más amor a mi vida.

Elijo acercarme más a las diferentes manifestaciones del amor.

La vida, representada por todos los seres vivos, animales, vegetales, minerales y humanos, contará con mi humilde y comprometido aporte.

Alimentaré y generaré sólo relaciones sanas que sumen a mi vida.

Tengo presente que si no soy feliz en una relación es porque la misma no está siendo amorosa.

En ese caso, existe una distorsión con respecto a lo que en esencia soy, y eso es lo que me provoca dolor.

Aprenderé a soltar.

Aunque viva en las adversidades siempre actuaré a favor del amor.

No es casual que haya llegado al lugar en donde estoy: algo puedo hacer aquí por mis semejantes.

Aún en las peores circunstancias, soy yo quién tengo el poder de elegir de que lado estar.

Haré el esfuerzo por aceptar que no todos piensan como yo y que está bien.

La diversidad nos hace más ricos.

Respetaré otras filosofías de vida, otras creencias y procuraré no emitir juicios, acusaciones, y opiniones negativas que sigan contaminando mi entorno.

El Amor no castiga.

Permítete a partir de hoy tomar las riendas de tu propio destino, y escribe, como lees aquí, tu propia declaración de principios, alineados con la energía del amor universal.

Será una buena forma de comenzar el año.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Fácil y difícil…

Fácil es ocupar un lugar en la agenda telefónica.

Difícil es ocupar el corazón de alguien.

Fácil es juzgar los errores de otros.

Difícil es reconocer nuestros propios errores.

Fácil es herir a quien nos ama.

Difícil es curar esa herida.

Fácil es pedir que nos perdonen.

Difícil es perdonar a otros.

Fácil es exhibir la victoria.

Difícil es asumir la derrota con dignidad.

Fácil es soñar todas las noches.

Difícil es luchar por un sueño.

Fácil es orar todas las noches.

Difícil es encontrar a Dios en las cosas pequeñas.

Fácil es decir que amamos.

Difícil es demostrarlo todos los dias…

Fácil es criticar a los demás.

Difícil es mejorar uno mismo…

Fácil es pensar en mejorar.

Difícil es dejar de pensar y realmente hacerlo..

Fácil es recibir.

Difícil es dar.

Fácil es escribir todo esto…

Difícil es llevarlo a la práctica…

Pero no es imposible.

UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez   +PabloGimenez-Ar

Somos lo que hacemos…

Somos lo que hacemos, pero somos, principalmente, lo que hacemos para cambiar lo que somos

Eduardo Galeano

Feliz año nuevo…

Vuelvo a compartir un mensaje ( Feliz año nuevo… para Ti ) que publiqué hace ya dos años, en diciembre de 2007, pero que sigue tan vigente como en ese momento (al menos así lo creo yo).

Que el año nuevo que ha comenzado se nos presente como una oportunidad para intentarlo nuevamente; para intentar cambiar, para intentar crecer, para intentar corregir, para intentar ser mejores personas.

Muchas felicidades.

Pablo.-

—-> Feliz año nuevo… para Ti


Ver lo que nunca has visto…

Si quieres ver las cosas que nunca has visto, haz cosas que nunca has hecho.

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Intentar cambiar…

“Si siempre haces lo que siempre has hecho, casi siempre conseguirás lo que siempre has conseguido”

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share

compatir_por_email

Vive tus sueños…

Cuando alguien evoluciona, también evoluciona todo a su alrededor…

Cuando tratamos de ser mejores de lo que somos, todo a nuestro alrededor también se vuelve mejor.

Eres libre para elegir… para tomar decisiones, aunque solo tu las entiendas, toma tus decisiones con coraje, desprendimiento y, a veces, con una cierta dosis de locura.

Solo entenderemos la vida y el Universo cuando no buscamos explicaciones.

Entonces todo queda claro.

Aprender algo significa entrar en contacto con un mundo desconocido, en donde las cosas más simples son las mas extraordinarias.

Atrévete a cambiar, desafíate, no temas a los retos, insiste una y otra, y otra vez.

Recuerda que sin fe se puede perder una batalla que ya parecía ganada.

No te des por vencido; acuérdate de saber siempre lo que quieres… y empieza de nuevo.

El secreto está en no tener miedo de equivocarnos y de saber que es necesario ser humilde para aprender.

Ten paciencia para encontrar el momento exacto y congratúlate de tus logros.

Y si esto no fuera suficiente…analiza las causas e inténtalo con más fuerza…

El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share

compatir_por_email