Yo creí…

Mientras que aquí las personas denominan “virtual” a cualquier sentimiento, yo siempre creí que todos los sentimientos eran reales.

Nunca logré sentir algo únicamente mientras me encontraba “en línea”, y después salir de esa relación como se sale en “sin conexión”.

Yo creí en todo lo que sentí y oí.

Yo creí en todo lo que me fue prometido.

Yo creí de la misma manera en que las personas creen en otras cuando están frente a frente.

Yo creí que mis deseos comunes y naturales iban a realizarse.

Yo creí en la boca que hablaba y en los dedos que escribían lindas palabras para mí.

Yo creí en todo momento que existía una sintonía especial Yo hasta creí en las “mentiras sinceras”, porque así las cosas podrían ser más humanizadas… menos difíciles.

Yo creí que las personas cambian, que el carácter se modifica, que nos necesitamos demasiado para saber vivir en la verdad y con honestidad.

Yo creí que sólo bastaba con hablar con el corazón y dejar que los dedos escribieran libremente.

Yo creí y no recelé hasta el momento en que me di cuenta de que solamente “YO” había hecho “mi realidad” de la “virtualidad” que aquí impera.

Yo creí hasta que comprendí que algunas personas apagan la máquina y se apagan con ella, o simplemente “bloquean” algún nombre cuando ya no sienten deseos de “mentir más”.

Tan simple como accionar el control remoto… demasiado simple para quien no “advierte” que detrás de la máquina hay personas con sentimientos,
esperanzas, deseos y nostalgias.

Parece complicado para esas personas entender que cuando se apaga el monitor, el sonido y todos los recursos para estar “en linea”, no hay forma de “apagar” a la persona que está del otro lado.

No se apagan los sentimientos, no se colocan en “Ausente” cariños, caricias y sonrisas.

No se eliminan placeres, alegrías e intercambios como si fueran un virus.

No se borran de la memoria detalles de una relación pura.

Nuestra memoria, no se formatea.

Yo creí… y hoy llevo mis sentimientos en la memoria, en el alma y dentro de mi corazón, hecho de músculos, venas y sangre, que circula bombeando vida, y todavía tengo un poquito de esperanza en que del otro lado exista alguien semejante y no solo cables conectados a una computadora enviando cualquier cosa hacia cualquier lugar.

Yo creí… sinceramente, yo creí…

No olvidemos nunca que detrás de cada pantalla de ordenador existen personas con sentimientos reales… no juguemos con ellas.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar @PabloGimenez

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email Seguirme en Twitter

Anuncios

3 comentarios en “Yo creí…

  1. hola!!!! pasaba por tu lindo blog y quise leerlo detenidamente creo que como el nombre lo dice tienes un mensaje para mi… muy bello el post visitame que tengas un lindo dia cuidate.

    Maura

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s