Amor…

Amor. ¡Cuánto lo deseamos!.

Decimos: dame amor.

Ámame porque soy bueno.

Ámame porque soy inteligente.

Ámame porque soy hermosa.

Ámame porque soy rico y fuerte.

Ámame porque soy pobre y estoy indefenso.

Ámame porque soy dulce y tonta.

Ámame porque soy inteligente e inflexible.

Ámame porque soy competente.

Ámame porque soy graciosa.

Ámame porque soy adorable.

Ámame porque yo digo que debes amarme.

Ámame demostrándome tu aprobación.

Ámame demostrándome que me aceptas.

Demuéstrame tu amor tocándome.

Demuéstrame tu amor no tocándome.

Demuéstrame que me amas coincidiendo conmigo, agradándote lo que a mi me agrada.

Ámame sintiendo admiración por mi.

Demuéstrame que me amas cuidándome y permitiéndome que cuide de ti.

Demuéstrame tu amor dándome regalos.

Ámame por los regalos que te doy.

Demuéstrame que me amas haciéndome favores y permitiéndome que te los haga a ti.

Demuéstrame que me amas levantando tus medias.

Háblame.

Confía en mí.

Déjame confiar en ti.

Sonríeme.

Cuando menos, mírame cuando te hablo.

Ámame porque soy un esposo maravilloso.

Ámame porque soy una esposa maravillosa.

Ámame porque soy un padre maravilloso.

Ámame porque soy una madre maravillosa.

Ámame porque soy un niño genial.

Está bien, entonces al menos nota mi presencia. ¡Estoy aquí!, ¿me ves?, ¡yo yo yo yo existo!, ¿no te encanta?.

Si no me amas, moriré. ¿Lo ves?, estoy muriéndome. No es una broma esta vez lo digo en serio. ¿No te preocupa?, me siento morir cuando no me amas… No soporto que me ignores, cuando lo haces podría ponerme a gritar. Ámame porque si no me amas…

Nos desesperamos por el amor. Obtener amor es toda nuestra vida y somos capaces de afrontar cualquier dificultad para obtenerlo.

Crecemos, nos casamos, tenemos hijos; cualquier cosa con tal de obtener amor. Jamás dudamos de que el amor se da entre personas, que es interpersonal. Primero, provenía de nuestros padres; ahora debemos dárselo a nuestros hijos. Ellos, a su vez, nos amarán, todos nos amaremos unos a otros. Quizá nos dediquemos a la vida pública y logremos que todo el mundo nos ame. Nos negamos a comprender que aun si logramos obtener amor de los demás, los demás se van alejando. Los niños crecen. Pronto se marcharán. Y no son los únicos que lo harán.

Y con el tiempo de simples tenedores y hacedores nos hemos convertido en seres comprensivos y hacedores. Finalmente nos damos por vencidos y estamos preparados para ser seres comprensivos, lo cual significa ser amorosos.

Porque ahora la vocecita interior nos está hablando.

Después de todo, el amor no es algo que obtenemos o hacemos, sino algo que somos, que siempre fuimos y siempre seremos. Cada uno de nosotros lucha en vano para lograr que el otro viva de acuerdo con sus términos. “Yo seré yo y tú serás esto. No, tú eres eso. Yo fui eso la última vez”. Y así nos turnamos, cedemos, nos prometemos una y otra vez que dejaremos de jugar, aparentamos negarnos a jugar el uno con el otro, y nos boicoteamos los juegos, pero continuamos languideciendo de amor. “Debemos llegar a un acuerdo. ¿en mis términos? No, en los míos”. ¿En los términos de ambos?. Imposible.

El amor no es la unión del yo y el otro sino el nacimiento de la unicidad de ambos con la fuerza y la bondad de la luz. Y a través de su unicidad con la luz, cada vida se realiza y embellece, y por consiguiente, también embellece la vida del otro.

Polly Berrien Berends

Cuántas cosas hacemos por amor. Cuánto dejamos por amor y cuánto damos. Pero con el tiempo comprendemos que no es así la vida ni tampoco el amor. El amor no es un trueque “Yo te doy vos me das… Yo te amo… vos me amas”.

Vivimos preocupados por lo que sienten los demás por nosotros y no nos damos cuenta que estamos perdiendo el tiempo ya que lo más importante es saber amar, no importa si nos aman, si dejan de amarnos, si nos abandonan, si nos dan lo mismo que damos, o si es menos o más.

Observemos la vida en el día a día, seamos por un instante solo espectadores de las relaciones humanas. Pocas veces descubriremos en la actualidad a seres que entreguen cariño o amor porque sí, porque lo sienten.

En esa preocupación por el amor que nos van a entregar o que nos entregan cuando no colma nuestras aspiraciones nos sentimos enfermos, o nos enfermamos, nos sentimos mal y llegamos a aislarnos del mundo por temor a volver a sufrir. ¿Y si cambiamos?. ¿Y si a partir de hoy dejamos de lado aquello que nos preocupa como “qué sentirá él o ella por mi” y tratamos de mejorar y de aumentar el amor que vive en nosotros?.

Tenemos que comprender que si una persona en su diario vivir entrega amor por doquier tiene muchas más posibilidades de ser amada que aquella que sólo espera que su amor se vea en el espejo del otro y que su reflejo la ilumine.

Desde hace unos días estoy recorriendo un sanatorio. En muchos momentos trato de ser solo una espectadora de lo que ocurre a mi alrededor pero en otros no puedo. Siento gritos de dolor, veo a mucha gente llorar y correr por sus seres queridos. No me importa qué pueden pensar de mi, pero más de una vez me acerco y abrazo a un desconocido. También me acerco a una cama y acaricio a alguna persona que veo que sufre. Más de una vez quisiera ser un ángel en la vida de muchos para poder aliviar tanto dolor.

Podría solo pensar en mi abuela que está allí internada, y no mirar lo que ocurre alrededor, pero no puedo.

Cuando murió mi papá sentí que me quebraba pero ese dolor me ayudó a comprender el dolor que siente un hijo que pierde a su mamá o a su papá, y hoy que tengo una hija y siento tanto amor por ella pienso en el dolor de aquellos papás que perdieron un hijo. Cuando mi esposo decidió marcharse sentí qué era difícil comprender que ya no te amen y eso me ayudó a entender que hay amores que no son eternos como nosotros creemos que pueden ser. Es por eso que me preocupa hoy amar, pero desinteresadamente.

Creo que la vida puede ser mucho más linda, mucho más plena si en lugar de preocuparnos por lo que los demás sienten por nosotros nos dedicamos a cultivar y a mejorar los sentimientos que viven en cada uno de nosotros.

Recordemos las palabras de Osho: ” Cuando el amor no tiene motivos, entonces el amor es lo más grande que le puede suceder a alguien. Entonces el amor es algo supremo, algo del más allá. El amor necesita mucha valentía por la sencilla razón de que el requisito básico del amor es abandonar el ego.

Parece casi como suicidarse. Sólo parece así porque lo único que conocemos es el ego.

Cuando llegas al estado en que todas las ideas sobre el amor han desaparecido, cuando el amor ya no es una idea sino simplemente tu ser, sólo entonces conocerás la libertad.

La vida no es más que una oportunidad para que florezca el amor. Si estás vivo, la oportunidad existe, incluso hasta exhalar el último suspiro. Puede que hayas perdido toda tu vida: si en el último suspiro, tu último momento en la Tierra, puedes ser amor, no has perdido nada, porque un solo momento de amor equivale a toda la eternidad de amor.

Lo primero es ser amoroso contigo mismo. No seas duro; sé suave. Interésate por ti mismo. Aprende a perdonarte -una y otra vez- siete veces, setenta veces siete. Aprende a perdonarte a ti mismo. No seas duro; no te muestres antagonista con respecto a ti mismo.

Entonces florecerás. Y en ese florecimiento atraerás alguna que otra flor. Las piedras atraen piedras; las flores atraen flores. Y entonces hay una relación que tiene encanto, que tiene belleza, que tiene bendición. Y si puedes encontrar una relación así, tu relación crecerá y se convertirá en oración, tu amor se convertirá en éxtasis y a través del amor sabrás qué es Dios”.

Autor: Lic. Romina Halbwirth

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Anuncios

4 comentarios en “Amor…

  1. carlos g almanza t dijo:

    Es maravilloso leer cosas que parecen escritas especialmente para uno mismo, estoy tratando de superar el sentir que me deja un divorcio no deseado. Gracias a quien publica este cobocimiento universal que me hace tanto bien.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s