Andar en bici con Dios

Al principio veía a Dios como el que me observaba, como un juez que llevaba cuenta de lo que hacía mal, como para ver si merecía el cielo o el infierno cuando muriera.

Era como un presidente, reconocí su foto cuando la ví, pero realmente no lo conocía.

Pero luego reconocí a mi Poder Superior.

Parecía como si la vida fuera un viaje en bicicleta, pero era una bici de dos, y noté que Dios viajaba atrás y me ayudaba a pedalear.

No sé cuando sucedió, no me di cuenta cuando fue, que Él sugirió que cambiáramos lugares, lo que sí se es que mi vida no ha sido la misma desde entonces…

Mi vida con Dios es muy emocionante. Cuando yo tenía el control, yo sabía a donde iba.

Era un tanto aburrido pero predecible.

Era la distancia más corta entre dos puntos.

Pero cuando Él tomó el liderazgo, Él conocía otros caminos, caminos diferentes, hermosos, por las montañas, a través de lugares con paisajes, velocidades increíbles.

Lo único que podía hacer era sostenerme, aunque pareciera una locura, Él sólo me decía: ¡Pedalea!.

Me preocupaba y ansiosamente le preguntaba, “¿A dónde me llevas?”

Él sólo sonreía y no me contestaba, así que comencé a confiar en Él.

Me olvidé de mi aburrida vida y comencé una aventura, y cuando yo decía “estoy asustado”, Él se inclinaba un poco para atrás y tocaba mi mano.

Él me llevó a conocer gente con dones, dones de sanidad y aceptación, de gozo.

Ellos me dieron esos dones para llevarlos en mi viaje. Nuestro viaje, de Dios y mío.

Y allá íbamos otra vez.

Él me dijo “Comparte estos dones, dalos a la gente, son sobrepeso, mucho peso extra”.

Y así lo hice… a la gente que conocimos, encontré que en el dar yo recibía y mi carga era ligera.

No confié mucho en Él al principio, en darle el control de mi vida.

Pensé que la echaría a perder, pero Él conocía cosas que yo no sabía acerca de andar en bici… secretos.

Él sabía como doblar para dar vueltas cerradas, brincar para librar obstáculos llenos de piedras, inclusive volar para evitar horribles caminos.

Y ahora estoy aprendiendo a callar y pedalear por los más extraños lugares.

Estoy aprendiendo a disfrutar de la vista y de la suave brisa en mi cara y sobre todo de la increíble y deliciosa compañía de mi Dios.

Y cuando estoy seguro que ya no puedo más, Él sólo sonríe y me dice:

“¡Pedalea!”

A veces es dificil creer en Dios cuando lo que vivimos no se asemeja a lo que esperabamos de la vida.

Cuando los tiempos son dificiles, cuando la incertidumbre parece ser nuestra unica compañia, cuando la soledad se queda a vivir en casa, y cuando nos sentimos desfallecer porque la debilidad se apodera de nosotros parece que Dios nos abandonó…

Sin embargo en esa debilidad es cuando podemos encontrarlo, pues es ahí, en ese momento, en que se muestra más que en otros y se acerca para ayudarnos a seguir.

Nos tiende sus manos, nos levanta, y nos guia.

Hablamos de fe, pero muchas veces nuestra fe es tan chiquita, tan tierna que como un nuevo brote de una planta ante la minima brisa se desprende.

Fe es sentir que todo es posible, que no estamos solos.

Ante las adversidades, nos resistimos.

Nuestra angustia no nos permite avanzar, nos bloqueamos, nos dejamos morir un poco, renegamos por lo que nos tocó vivir y
no hacemos nada por volver a empezar.

Tampoco nos detenemos a mirar a Dios y abrirle nuestro corazón para que nos sane y para que alivie el peso que tenemos en él.

Quizás Él solo nos está gritando: -“¡Pedalea!” y nos pide que nos tomemos fuertes de ese autobus que puede llevarnos hacia un futuro mejor.

Aun con un hilo de fe, tomemos los barrotes de subida y dejemos que Dios nos acompañe.

Cerremos los ojos, solo nos pide que confiemos en Él.

Graciela De Filippis

Anuncios

4 comentarios en “Andar en bici con Dios

  1. evelyn dijo:

    es muy hermosa te deja mucho mensaje y mucho que pensa en mi propia vida, seri muy bonito leer otas lecturas tan hermosa como esta gacias por todo esto que te hace reflexionar sobre la vida misma gracias po todo….

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s