Entre el cielo y la tierra…

Comparto el audiolibro “Francesco, Una vida entre el cielo y la tierra“, de Yohana García.

Del la descripción del libro en Amazon:

“Después de sufrir una larga enfermedad, Francesco, un poco desorientado, empieza la aventura que emprende al llegar al cielo. Los maestros espirituales le muestran cómo tendría que haber vivido para crecer, y cómo se hace para lograr lo que cada uno desea para lograr el bienestar interior. Estas escrituras conmovedoras — basadas en las enseñazas de los Registros Akáshicos — llevan al lector hasta el cielo para que después regrese a su vida y comience a dejar huellas en la tierra.”

Escuchar en ivoox

UnMensajeParaTi.com.ar

@PabloGimenez

+Pablo

Alma soñadora

Tal vez, no poseemos de alas “físicamente”, pero en nuestro interior crecen día a día, con nuestros fracasos y éxitos.

Hay veces, en las que olvidamos su existencia, que han caído y se han debilitado a medida que el tiempo pasa.

No podemos conseguir volar con nuestro cuerpo, pero lo puedes lograr con tu alma…

Deambular kilómetros y kilómetros, consciente de cada uno de mis pasos, junto a la naturaleza escoltada a mi alrededor. Sentir la alegría que habita en mí.

Puede que no sea un viaje real, sin embargo, en mi interior lo es. Quizás es contra el tiempo, pero en mi viaje oportuno, el tiempo se desvanece, no existe. Solo doy paso a la tranquilidad y alegría.

Puedo percibir cada estruendo de la naturaleza, melodías íntimas creando sinfonías, y el viento agolparse entre sí.

El poder observar cada detalle encubierto día a día, que me da a conocer el destino.

Sentir mi cuerpo sostenido en el aire… reflejando recuerdos, alegrías y felicidad. Al igual que en la realidad.

No contengo mis alas físicamente, pero cada vez se fortalecen más y más, con mis hábitos y alegrías.

Ximena Carrasco Vasquez


UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Vive tus sueños…

Cuando alguien evoluciona, también evoluciona todo a su alrededor…

Cuando tratamos de ser mejores de lo que somos, todo a nuestro alrededor también se vuelve mejor.

Eres libre para elegir… para tomar decisiones, aunque solo tu las entiendas, toma tus decisiones con coraje, desprendimiento y, a veces, con una cierta dosis de locura.

Solo entenderemos la vida y el Universo cuando no buscamos explicaciones.

Entonces todo queda claro.

Aprender algo significa entrar en contacto con un mundo desconocido, en donde las cosas más simples son las mas extraordinarias.

Atrévete a cambiar, desafíate, no temas a los retos, insiste una y otra, y otra vez.

Recuerda que sin fe se puede perder una batalla que ya parecía ganada.

No te des por vencido; acuérdate de saber siempre lo que quieres… y empieza de nuevo.

El secreto está en no tener miedo de equivocarnos y de saber que es necesario ser humilde para aprender.

Ten paciencia para encontrar el momento exacto y congratúlate de tus logros.

Y si esto no fuera suficiente…analiza las causas e inténtalo con más fuerza…

El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share

compatir_por_email

Subirse a la silla

La superación… ¿qué es realmente?.

Hago memoria de algunos momentos de mi vida, en los cuales me sentí diferente o especial: cuando no podía alcanzar algo, como el vestido del armario, como encender la luz, abrir la ducha, tocar el timbre de la casa, marcar en un teléfono público, etc. Todos podían hacerlo, excepto algunos niños pequeños, y yo una mujer en cuerpo de niña.

En mi mente siempre ha existido un pensamiento positivo y dentro de mí, predomina un fuerte espíritu luchador, con un corazón soñador que no cree en la limitación. Ante estas pequeñas dificultades, encontré una solución:

La silla…

Era fácil tomar una, hacer una maroma y alcanzar aquello que quería o necesitaba.

¿Y los demás?. Me aplaudían, como si hubiese hecho una gran hazaña. ¿Por qué?.

Si no había en ello ninguna dificultad ni mucho menos limitación. Estamos en un mundo construido por gente grande, es sólo eso. pero Dios, a todo nos da la solución, sólo que muchas veces somos ciegos y no lo vemos. Subirse a la silla, implica otro gran paso:

* Pensarlo

* Decidirse

* Atreverse

* Hacerlo

Pensarlo: hay que ser creativo, no decir simplemente: no puedo y esperar a que otros nos realicen aquello… debemos ser recursivos, ver en ello una posibilidad de alcanzar lo que queremos.

Decidirse: Vemos la silla, sabemos lo que puede servirnos, pero no nos decidimos, porque hay quienes nos dan otras opciones, esperar, pedir el favor, renunciar… ¡Es necesario tomar la decisión!

Atreverse: Porque el qué dirán se convierte en una piedra en el zapato, ¡qué pena que me vean!… ¿que dirán de mí?, ¿se reirán, se compadecerán?… ¿qué pensarán?. Ahí los demás pueden ser obstáculos para ese gran paso que me ayudará a hacer realidad lo que espero.

Hacerlo: de una vez, sin dar vueltas… tomar la silla, subirse a ella y luchar por lo que se quiere. Continuar: porque podemos caernos, pero no detenernos… al subirnos en la silla pueden surgir muchas cosas, que pueden estancarnos, pero la vida sigue, y una meta alcanzada no es el final, es el inicio de otra y otra meta más.

Y surge una pregunta: ¿Cómo superar aquellas cosas que no se alcanzan subiéndose a una silla?

Haciendo referencia a la sociedad, las miradas, las risas, los comentarios, la falta de fe de algunos, el que nos midan por nuestro tamaño y mucho más. Pensándolo bien son cosas que no sólo los pequeños y especiales tenemos que enfrentar, es algo con lo que vive toda la humanidad.

Esas cosas de la vida diaria se logran superar con el amor de la familia, el sembrar sentimientos de fe, esperanza y paz… el creer que al lado de Dios, todo se puede lograr.

Y ¿qué es la Superación?. ¿Acaso hacer una hazaña que el mundo cree que no puedo hacer?. Superarse es lograr llegar mucho más allá, es aprender a no dejarse vencer por los obstáculos, es hacer realidad los sueños, es sentir que se alcanza lo que se ha propuesto, no para que ser aplaudido, sino para sentirse realizado.

Superarse es saber caer y levantarme, es madurar, actuar por mi mismo… confiar en Aquel que nos creó y que me hizo Pequeña para cosas Grandes. Todos los seres humanos tenemos limitaciones, en ello está nuestra humanidad. Todos tenemos cosas que no podemos hacer, pero hay algo, nada es imposible para el que tiene fe.

Es el momento para que tal vez quienes nunca se han creído pequeños y habrán sentido que son del mundo los dueños, tan sólo porque tal vez nunca han necesitado subirse a una silla para alcanzar algo material, piensen en aquellas cosas que en el interior sienten que no han podido lograr, porque han tenido miedo, han pensado en el que dirán o no han creído en los sueños.

Súbanse a la silla de la superación, aquella que mantiene su equilibrio en la Fe, para que no se voltee, para aprender a levantarse si tal vez han de caer. Superarse es ser capaz de subirse a la silla y alcanzar los sueños, continuar la vida luchando por llegar más lejos.

Y cuando esté allá arriba y toque con mis manos el firmamento, sentiré que desde abajo, se ve más la grandeza del cielo.

Autor desconocido

UnMensajeParaTi.com.ar

Hubo momentos…

Hubo un momento en el que creías que la tristeza sería eterna; pero volviste a sorprenderte a ti mismo riendo sin parar.

Hubo un momento en el que dejaste de creer en el amor; y luego apareció esa persona y no pudiste dejar de amarla cada día más.

Hubo un momento en el que la amistad parecía no existir; y conociste a ese amigo que te hizo reír y llorar, en los mejores y en los peores momentos.

Hubo un momento en el que estabas seguro que la comunicación con alguien se había perdido; y fue luego cuando el cartero visitó el buzón de tu casa.

Hubo un momento en el que una pelea prometía ser eterna; y sin dejarte ni siquiera entristecerte terminó en un abrazo.

Hubo un momento en que un examen parecía imposible de pasar; y hoy es un examen más que aprobaste en tu carrera.

Hubo un momento en el que dudaste de encontrar un buen trabajo; y hoy puedes darte el lujo de ahorrar para el futuro.

Hubo un momento en el que sentiste que no podrías hacer algo; y hoy te sorprendes a ti mismo haciéndolo.

Hubo un momento en el que creíste que nadie podía comprenderte; y te quedaste boquiabierto mientras alguien parecía leer tu corazón.

Así como hubo momentos en que la vida cambió en un instante, nunca olvides que aún habrá momentos en que lo imposible se tornará un sueño hecho realidad.

Nunca dejes de soñar, porque soñar es el principio de un sueño hecho realidad.

UnMensajeParaTi.com.ar

No dejes que este momento pase…

(Para escuchar mientras lees… Queen – “Somebody to love”)


No
dejes que este momento pase si haber crecido un poco.

Sin haber alimentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte.

No abandones tus ansias de hacer algo de tu vida, algo extraordinario.

No dejes de creer en las palabras ni en las poesías, porque sí pueden cambiar el mundo.

Porque pase lo que pase, nuestra esencia está intacta.

Somos seres humanos llenos de pasión.

La vida es un desierto y un oasis.

Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.

Aunque el viento sople en contra, tu puedes aportar una estrofa, la poderosa obra continúa.

No dejes nunca de soñar, porque solo en los sueños es libre el hombre.

No caigas en el peor de los males: el silencio.

Valora la belleza de las cosas simples.

No traiciones tus creencias, porque no podemos remar en contra de nosotros mismos.

Disfruta el pánico de tener la vida por delante.

Vívela intensamente sin mediocridades.

Piensa que en ti está el futuro.

Y encara la tarea con orgullo y sin miedo.

Es momento de hacer algo por nosotros mismos.

Dejar de esperar eso que tanto nos prometen, y que al final nunca llega.

Es momento de ir en busca de…

No nos quedemos más de brazos cruzados.

El destino lo construimos nosotros.

Paso a paso…

No hay riqueza más grande en la vida que quedar en el recuerdo de los demás por algo que hiciste por ellos.

Llegó tu momento, tu oportunidad, no la dejes pasar.

No olvides que siempre hay alguien que nos necesita.

Y sobre todo…

¡No permitas que la vida pase por tí sin que la vivas!

UnMensajeParaTi.com.ar