Pasado, presente y futuro

Ay pasado, que ocultas tras las columnas
que forman los números de los años
las tumbas de los recuerdos dolorosos,
manteniéndolos sepultados por el olvido.-

Ay presente, que desentierras los espectros
de esos recuerdos, volviendo a abrir
heridas que no recordábamos y haciéndonos sentir
la impotencia de no poder cambiarlos.-

Ay futuro, trata por favor, cuando seas presente,
de dejar esos sepulcros en paz,
que el tiempo vaya sepultándolos
haciendo sus tumbas más profundas
y solo remueve aquellas
de los recuerdos que nos hicieron felices,
y cuando seas pasado, mantenlos vivos
para vivir con alegría el nuevo presente.-

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez  +Pablo

Después ya será tarde…

¡Es todo tan fugaz…, todo tan breve…!

¡Lo que ahora vemos…, ya después no está…!

Y junto con el tiempo que se va,

¡se va la vida con su paso leve…!

¡Es todo tan efímero y banal,

que en ese permanente despedirse,

uno no sabe acaso, si es que el irse…,

es un nuevo principio…, o un final…!

Pasamos…, como flores de un instante…,

como ese vaporcillo que se esfuma…,

¡una burbuja que formó la espuma…!,

¡un sueño que ha soñado el Gran Soñante…!

Por eso, amigo, antes que el sol se guarde,

te invito, -en este ¨ahora¨ irrepetible- :

¡abrile el corazón a lo Indecible…!

porque después…¡después ya será tarde…!

Dejar tu huella…

No pases por el mundo sin dejar una huella

No pases por la vida sin marcar tu matiz

No pases por la Tierra sin bajar una estrella

Tu pincelada cuenta en el vasto tapiz

Ignorá los errores que comete la gente

Festejá sus aciertos, sin filtros ni tamiz

Alentalos que crean en ellos ciegamente

Elogiá su talento, su más bello cariz

Procurá que tu paso siempre acuda de prisa,

a brindarle consuelo al triste, al infeliz

quien menos lo merece es quien más lo precisa,

porque va retrasado en su rol de aprendiz

Y si acaso una tarde, tal vez sin darte cuenta,

lastimes a un hermano en un triste desliz,

pedile de inmediato que perdone la afrenta

que se borre tu agravio sin dejar cicatriz

Que sea tu gesto dulce, que sea tu mano amiga

Que le pases al mundo tu mágico barniz

Y quedará tu huella cada vez que alguien diga:

¡esa persona, un día, me hizo sentir feliz!

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez

 

 

No te rindas…

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti


UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez   Seguirme en Twitter

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email  Tweetear este mensaje

 

Que suerte he tenido de nacer…

Un hermoso poema de Alberto Cortez, que leí hoy en el blog de Manuel Gross.

Qué suerte he tenido de nacer,

para estrechar la mano de un amigo

y poder asistir como testigo

al milagro de cada amanecer.

 

Qué suerte he tenido de nacer,

para tener la opción de la balanza,

sopesar la derrota y la esperanza

con la gloria y el miedo de caer.

 

Qué suerte he tenido de nacer,

para entender que el honesto y el perverso

son dueños por igual del universo

aunque tengan distinto parecer.

 

Qué suerte he tenido de nacer,

para callar cuando habla el que más sabe,

aprender a escuchar, ésa es la clave,

si se tiene intenciones de saber.

 

Qué suerte he tenido de nacer,

y lo digo sin falsos triunfalismos,

la victoria total, la de uno mismo,

se concreta en el ser y en el no ser.

 

Qué suerte he tenido de nacer,

para cantarle a la gente y a la rosa

y al perro y al amor y a cualquier cosa

que pueda el sentimiento recoger.

 

Qué suerte he tenido de nacer,

para tener acceso a la fortuna

de ser río en lugar de ser laguna,

de ser lluvia en lugar de ver llover.

 

Qué suerte he tenido de nacer,

para comer a conciencia la manzana,

sin el miedo ancestral a la sotana

ni a la venganza final de Lucifer.

 

Pero sé, bien que sé…

que algún día también me moriré.

Si ahora vivo contento con mi suerte,

sabe Dios qué pensaré cuando mi muerte,

cuál será en la agonía mi balance, no lo sé,

nunca estuve en ese trance.

 

Pero sé, bien que sé…

que en mi viaje final escucharé

el ambiguo tañir delas campanas

saludando mi adiós, y otra mañana

y otra voz, como yo, con otro acento,

cantará a los cuatro vientos…

 

¡Qué suerte he tenido de nacer!

 

Escuchar en Goear

 

 

 

UnMensajeParaTi.com.ar @PabloGimenez Seguirme en Twitter

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email Tweetear este mensaje

 

Ya no juegues más el juego

¡Ya no juegues más el juego
de inventar siempre batallas!
Lo que ves mal en el otro,
¡es en vos en donde se halla!

¡Ya no juegues más el juego
de que cambie el que está al lado!
Cuando seas vos el que cambie,
¡lo vas a encontrar cambiado!

¡Ya no juegues más el juego
de vivir manipulando!
Que lo que siembres ahora,
¡lo vivirás cosechando!

¡Ya no juegues más el juego
de que el otro te complete!
Solucionar tus carencias,
¡es a vos a quien compete!

¡Ya no juegues más el juego
de la víctima falaz!
Que tu dicha no depende
de lo que hagan los demás.

¡Ya no juegues más el juego
de ponerte en triunfador!
Que siempre que gana el ego,
¡el que pierde es el amor!

Y cuando en ti se abra paso
la canción del desapego,
¡verás que ya no te nace
nunca más jugar el juego!

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar @PabloGimenez Seguirme en Twitter

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email Tweetear este mensaje

 

Esdrújulo

Se trata cósmicos de ser más fértiles
De no ser tímidos de ser más trópicos
De ir a lo pálido volverlo térmico
Sentirse prójimo de lo más lúdico.
 
Con verdes lápices trazar el ámbito
De lo que mágico rompe los límites
Buscar lo hidráulico de lo volcánico
Librar la métrica cambiar de sílabas
 
Y con elásticas formas anárquicas
Tocar lo afónico que suene homérico
Fundar metáforas crear la hipótesis
De que lo asmático se vuelva oxígeno
 
Situar la brújula al sur paupérrimo
Armar las síncopas contra los déspotas
Cambiar la tónica por una séptima
Tocar en triángulos sones esféricos
 
Y a los dogmáticos tan poco orgásmicos
Casi ni eróticos de ser tan púdicos
A esos críticos de sesgo andrógino
Decirles gélidos no sean retrógrados
 
Y con armónicos cantar bien nítido
Contra lo frígido luchando tórridos
Con armas múltiples llamando cálidos
Fondos oceánicos de lo más lúbrico
 
El ritmo cíclico del vals esdrújulo
Es cual la sístole que va a la diástole
Todo cardíaco de andar eufórico
Nada presbítero más bien sacrílego
 
Amando nínfulas que sueña grávidas
El vals acróbata cruza los vértices
Llamando gráciles criaturas prístinas
Seres prolíficos de lo aun inédito
 
Y a los arácnidos volverlos líricos
Y a sus ejércitos juzgarlos rápido
Mediante un árbitro de juicio ecuánime
Que encierre en cárceles impunes pérfidos
 
Y a los políticos de gesto tránsfuga
Los impertérritos los siempre cómplices
Caerán patéticos en lo espasmódico
Cuando lo enérgico les corte el tránsito
 
Con lo poético del vals arrítmico
Que está en lo crítico de sus propósitos
No pueden síncopes ni golpes fúnebres
Ni es por patíbulos que quede acéfalo
 
Ni es por trifásicas que olvide históricas
Luchas titánicas por lo inalámbrico
Por lo que ubérrimo se alza eufórico
Y anuncia próximos cambios históricos
 
Cuando el pobrísimo tome las cúpulas
Y los famélicos tomen las áfricas
Y los indígenas tierra amazónica
Y los mecánicos tomen las fábricas
Y los utópicos salgan del prólogo
Y los daltónicos pinten lo nítido
Y los chuequísimos bailen de júbilo
 
Ya lo terrícola será libérrimo
Cual ritmo cíclico de un canto esdrújulo.
 

(Autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar

Enséñame… para cuando me faltes

Enséñame a comer en otras manos,
a no escribir poemas con tu huella,
a apagar toda luz que tú encendiste,
a separar el ruido de tu nombre
de las cosas soñadas, de las cosas queridas.

Has un tiempo para hablarme del olvido,
del dolor de la pérdida,
de la música que no escuchamos,
la flor sin aroma…
y de cómo sería una madrugada sin tu piel.

Enséñame el camino desandado,
el reloj que nunca se detuvo,
las lágrimas que no entendiste,
los días que se fueron,
el significado de lo prohibido
y el arte de escapar de tu sonrisa.

Créame, si existe,
un paraíso que no choque con el tuyo,
una vida cuya esencia no es tu vida,
una intensidad sin tu mirada,
otro sol, otra salida y otra boca.

Aléjame de todos los rincones
(porque todos me conducen a tu ausencia),
de las palabras dormidas que nunca se dijeron,
de las promesas que hicimos a escondidas.

Aléjame del mañana si no es contigo
y del ayer porque un ayer me despreciaste,
del ansias que reflejo en cada instante
y del triste placer de compararte.

Jenniley Bonilla (Cuba, 1976 – 2000)


UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Soneto

Si para recobrar lo recobrado
debí perder primero lo perdido,
si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado,

si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido,
tengo por bien sufrido lo sufrido,
tengo por bien llorado lo llorado.

Porque después de todo he comprobado
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
que lo que el árbol tiene de florido
vive de lo que tiene sepultado.

Francisco Luis Bernárdez

 

UnMensajeParaTi.com.ar