Si alguien se te acerca…

Si alguien se te acerca con frío…
es porque tu tienes para ofrecerle calor.

Si alguien se acerca con alegria…
es porque tú tienes siempre una sonrisa para ofrecer.

Si vierte ante ti sus lágrimas…
es porque de tí espera el consuelo.

Si te ofrece sus versos…
es porque tú tienes la música.

Si te confía su sufrimiento…
es porque de ti espera un remedio.

Si llega con sus confidencias…
es porque en ti busca la escucha.

Si lo hace con hambre…
es porque puedes proporcionarle alimento.

Con besos…
es porque tú eres la dulzura.

Si te confía sus dudas…
es porque tú le marcas el camino.

Con orquestas…
es porque tú eres la fiesta.

Con desánimo…
es porque tú sabes ser un estímulo.

Con fantasía…
es porque tú sabes la realidad.

Con desesperación…
es porque en tí encuentra una razón válida.

Con entusiasmo…
es porque no duda de que vas a vibrar con sus esperanzas.

Cuando te confía un secreto…
es porque tiene segura tu complicidad.

Cuando alguien se acerca a ti inquieto…
es porque tú sabes infundirle serenidad.

Cuando deposita en tí su confianza…
es porque encuentra en ti su fuerza.

Cuando te confiesa sus miedo…
es porque ¡tú eres amor!

Presta atención cuando alguien se te acerque.

Nadie llega a tí por casualidad…
todo encuentro es un proyecto de Dios.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez   Seguirme en Twitter

Nos acostumbramos…

Nos acostumbramos a lo que nos sentimos demasiado seguros de poseer, porque a diario se nos ofrece, sabemos que se nos ama sinceramente y que cualquier cosa por amor se hace porque realmente nace, por todo aquello que intensamente se siente…

Nos acostumbramos a la gotita de ternura con que cada día se nos alimenta, a sentir la presencia permanente de quien como ángel de la guarda nos cuida incansablemente para que nada nos turbe ni nos falte, para que no nos alcance la soledad ni nadie nos dañe…

Nos acostumbramos al abrazo que a veces rechazamos porque nos aprieta, al dulce detalle de cada día que ignoramos porque hastía, a la llamada que del otro lado nos recuerda que alguien nos piensa y nos cuida; al mensaje que encontramos diciéndonos aquí estoy por si me necesitas…

Nos acostumbramos a los detalles que se nos dan y otros no tienen, a todo aquello que ya ni nos sorprende, porque suponemos es común y ningún valor especial posee; nos acostumbramos tanto que casi hasta invisible o rutinario se nos vuelve…

Nos acostumbramos a aquello que se nos da tan desinteresadamente que parece no fuera real, pero que existe porque alguien por nosotros lo siente y lo ofrece… Nos acostumbramos a saber que está y estará siempre ahí aunque realmente de tanta costumbre, nos olvidemos que vive y que quizás espera así sea una sonrisa que le haga sentir, que nos hace feliz saber que le tenemos y permanece a nuestro lado fielmente.

Nos acostumbramos tanto, que hasta nos cansamos, nos volvemos indiferente a todo ello y le ignoramos; y así sintiendo la costumbre de eso que tuvimos y por estar acostumbrados, no valoramos… llegará el día en que no estará, porque el amor y la amistad, aunque son sentimientos plenos que parece durarán toda la eternidad, son como una rosa, que si no se alimenta entre dos, tarde que temprano se marchitará…

No nos acostumbremos a lo que tenemos, no perdamos esa capacidad de asombro ante todo lo hermoso que cada día se nos da; a veces no se nos pide nada a cambio, simplemente saber que vale la pena entregarlo, que lo valoramos y disfrutamos, que crecemos y nos hacemos mejor persona con todo ello que se nos ha dado…

No nos acostumbremos a sentirnos amados, porque el amor aunque sea pleno y verdadero, para que no muera, hay que retroalimentarlo…

No seamos de aquellos que valoran, se lamentan y añoran, cuando se dan cuenta de todo lo que tuvieron y le dejaron ir, marchitar, desvanecer y volar muy lejos, porque simplemente se acostumbraron a tenerlo y lo olvidaron dejándolo de lado…

Kary Rojas
(“Siempre dando pasos cortos con pisadas firmes“)


UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez   Seguirme en Twitter


Un maestro…

Intenta ver a toda persona que llegue a tu vida como a un maestro

Wayne D. Dyer

UnMensajeParaTi.com.ar @PabloGimenez

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email Seguirme en Twitter

Las demás personas…

“Las demás personas son nuestra oportunidad de ofrecer lo que somos”

(autor desconocido)

Las personas discuten…

“Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos”.

Mario de Andrade

Cuanto que agradecer…

Hay tanto para agradecer, hay tantas personas en nuestra vida a las que agradecer; por diferentes cosas que han hecho por nosotros…

No olvidemos agradecer a aquellas personas que…

Aquellas personas que con su manera de ser, me ayudaron a ser más persona.

Aquel que inesperado y oportuno, supo escucharme comprensivamente.

Aquellos con quienes compartí sus ratos de juego.

Aquel que me ayudó a develar mi riqueza interior.

Aquel que con su gran bondad me hizo ser sencillo.

Aquel que descubrí un día y se quedó en mí.

Aquel que, corrigiéndome con cariño, me enseñó a caminar.

Aquel que con su vida incansable me animó a luchar.

Aquel que siempre esperó lo mejor de mí.

Aquel que me exigió siempre, haciéndome “grande”.

Aquel que necesitó de mí.

Aquel que estando lejos, lo sentí cerca.

Aquel que con su desacuerdo, descubrió mi verdad.

Aquel que sé que me quiere y siempre me espera.

Aquel que siempre me animó a ver lo positivo.

Aquel que me quiere como soy, animándome a crecer.

Aquel que con su necesidad, hizo  que me sintiera único.

Aquellos que con su experiencia interior me ayudaron a conocer a Dios.

Gracias…

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Hay personas…

Hay personas…

Hay personas que hacen sonreír mi corazón.

Hay personas que siempre estuvieron junto a mí.

Hay personas que cuando caí, y esperaba que me pisaran, fueron de las pocas que me ayudaron a levantarme.

Hay personas, que cuando miro atrás, me hacen sentir mucha nostalgia.

Hay personas que hicieron que mi vida fuera tan diferente…

Hay personas que me aconsejaron cuando me sentí solo, y me ayudaron a entender que no importa en cuantos pedazos se partió mi corazón; el mundo no se detendrá para que yo lo arregle.

Hay personas que me dieron fuerza cuando yo no estaba muy animado para seguir adelante.

Hay personas que amé y que sigo amando…

Hay personas que abracé,

Hay personas que solo encuentro en mis sueños.

Hay personas que forman parte de mi ser…

Hay personas que me enseñaron con el buen ejemplo.

Hay personas que me enseñaron con su mal ejemplo.

Hay personas que encuentro diariamente y no tengo la oportunidad de decirles todo lo que siento.

Hay personas que casi no encuentro, pero a las que puedo decirles lo que siento con solo mirarlas a los ojos…

Hay personas que ya olvidaron lo importantes que son para mi.

Hay personas que no saben lo importantes que son para mí.

Hay personas que me dañaron o me hirieron de alguna forma.

Hay personas que destruyeron en segundos la confianza que yo construí en mucho tiempo.

Son todas esas personas las que han posibilitado que yo sea hoy la persona que soy… por eso, les estoy infinitamente agradecido.

(autor desconocido)

Solo quiero “soluciones” y no problemas…

Con frecuencia, los equipos empresariales suelen pasar el tiempo luchando en defensa de su “territorio”, evitando todo aquello que pueda dejarlos mal parados y fingiendo que todos respaldan la estrategia colectiva del equipo, para mantener la apariencia de un equipo cohesivo.

Para preservar esta imagen, procuran callar sus desacuerdos, personas que tienen grandes reservas evitan manifestarlas públicamente, y las decisiones conjuntas son aguadas componendas que reflejan lo que es aceptable para todos, o bien el predominio de una persona sobre el grupo.

La mayoría de los managers consideran la indagación colectiva como una amenaza inherente. Nuestra educación no nos capacita para admitir que no conocemos la respuesta, y la mayoría de las empresas refuerzan esa lección al recompensar a las personas que saben defender sus puntos de vista pero no indagar los problemas complejos. (¿Cuándo fue la última vez que una persona de la organización de usted fue recompensada por plantear difíciles preguntas acerca de la actual política de la compañía, en vez de resolver problemas urgentes?).

Ante la incertidumbre o la ignorancia, aprendemos a protegernos del dolor de manifestarlas. Ese proceso bloquea nuestra comprensión de aquello que nos amenaza. La consecuencia es lo que se denomina “incompetencia calificada”: equipos llenos de gente increíblemente apta para cerrarse al aprendizaje.

(publicado por  Con “p” de persona )

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

La persona razonable…

“La persona razonable se adapta al mundo; la no razonable insiste en cambiar el mundo. Así pues, todo progreso depende de las personas no razonables”


UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

La persona que quisiéramos ser…

“Perder el tiempo soñando con la persona que quisiéramos ser, es dejar pasar a la persona que podemos ser”

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email  Compartir en Facebook  Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email