Para ser gobernante… para ser líder…

En el siglo III después de Cristo, el Rey de un gran imperio envió a su hijo, el príncipe, al templo a estudiar con un gran maestro.

Debido a que el príncipe tenia que suceder a su padre como Rey, el gran maestro tenia que enseñar al muchacho los principios fundamentales para ser un buen gobernante.

Apenas el príncipe llegó al templo, el maestro lo envió solo al bosque, donde al cabo de un año, el joven muchacho tenia que volver al templo para describir el sonido del bosque.

Cuando el príncipe volvió, el maestro le dijo que describiera todo lo que había podido oír en el bosque:

- Maestro, pude oír el ruido de las hojas, el zumbido de los colibríes, el cantar de los cuclillos, el chirrido de los grillos, el rumor de la hierba, el zumbido de las abejas, el susurro y grito del viento.

Cuando el príncipe terminó, el maestro le dijo que volviera al bosque de nuevo para escuchar qué más podía oír.

El príncipe se quedó perplejo por la petición del maestro.

¿No había discernido ya todos los sonidos?

Durante días y noches sin fin, el joven muchacho sentado a solas en el bosque escuchaba.

Pero no oía más sonidos nuevos.

Una mañana, cuando el príncipe estaba sentado debajo de los árboles empezó a distinguir unos sonidos débiles diferentes de los que había oído.

Con mayor atención, más claros los percibía.

Una sensación envolvió al muchacho:

Estos son los sonidos que el maestro deseaba que distinguiera.

Al cabo de un año, cuando el príncipe volvió al templo otra vez, el maestro le preguntó si había oído algo más.

- Maestro, pude oír lo que no se oye, el sonido de las flores al abrirse, el sonido del sol calentando la tierra  y el sonido de la tierra bebiendo el rocío de la mañana.

El maestro no tuvo mas que asentir con la cabeza aprobando, y dijo:

- Oír lo que no se oye, es una disciplina necesaria ser un buen gobernante.

Pues sólo cuando un gobernante ha aprendido a escuchar atentamente los corazones de las personas, a escuchar sus sentimientos no comunicados, las penas no expresadas y las quejas no proferidas, puede esperar inspirar confianza en su pueblo, comprender cuando algo está mal y satisfacer las verdaderas necesidades de sus ciudadanos.

El maestro continuó:

- La muerte de un grupo llega cuando el líder sólo escucha las palabras superficiales y no entra profundamente en el alma de las personas para oír sus verdaderas opiniones, sentimientos y deseos.

(autor desconocido)

 

UnMensajeParaTi.com.ar

Eres un Jefe… no creas que eres un Líder

El efecto del líder sobre sus seguidores depende tanto de su personalidad, como de sus excepcionales características de influir sobre ellos, demostrada por la ejemplaridad de su comportamiento, de su conducta y de su capacidad para asumir responsabilidades en la consecución de determinados objetivos.

En el ejercicio del liderazgo no existen reglas para llegar a ser un líder.

Se aprende a ser líder, liderando (como se aprende a nadar, nadando), ya sea en el entorno organizacional o en el social.

Aquel que desarrolle intuición, sensibilidad, y comprensión hacia los demás, tiene amplias posibilidades de encontrar “seguidores”.

Los Líderes son aquellos individuos que por sus acciones facilitan el comportamiento de los grupos hacia una meta común o compartida.

Por eso, a todo aquel que de una u otra forma tiene dentro de la organización una autoridad formal, se le conoce como Gerente, Director o Administrador, pero no como Líder.

Por ello, todo Gerente debería convertirse en un Líder, aunque no todo Líder, necesariamente, debe ser o convertirse en un Administrador o Gerente.

Ser Líder no es sinónimo de ser Administrador o Gerente.

En los Líderes, las actuaciones se derivan de su personalidad, comportándose  como facilitadores y generando un profundo impacto en la vida de las personas y de las organizaciones, no solo hacia abajo, también lateralmente y hacia arriba.

A los Líders siempre se les conoce por lo que son capaces de hacer, no por lo que son capaces de ordenar que se haga.

Todo Líder tiene seguidores; los seguidores tienden a seguir a aquellos a quienes perciben que son capaces de dar cumplimiento a las necesidades del grupo, por lo cual hacen lo necesario para satisfacerlas.

En las organizaciones y en las empresas hay muchos Dirigentes, pero pocos Líderes. 

  • Para el Dirigente, su condición tiene que ver con la legalidad del cargo que ocupa.
  • Para el Líder, su condición se sustenta en la legitimidad ante sus seguidores.
  • El Dirigente no necesariamente tiene que ser Líder.
  • El Líder no forzosamente debe ser Dirigente.
  • El Dirigente se apoya en su autoridad formal.
  • El Líder se apoya en la autoridad que le otorgan sus seguidores.
  • El Dirigente manda.
  • El Líder suele convencer.
  • La Dirigencia es un oficio.
  • El Liderazgo es una cualidad.
  • El Dirigente hace que los principios se respeten.
  • El Líder logra que los principios se apliquen.
  • El Dirigente se apega y mantiene lo que existe.
  • El Líder cree en la la suma de las pequeñas acciones y en la transformación que ellas generan.
  • El Dirigente controla, supervisa, gerencia e impone su autoridad.
  • El Líder inspira y genera cambios, sin necesitar autoridar.
  • El Dirigente produce resultados a corto plazo.
  • El Líder prepara y modela los cambios para el futuro.
  • El Dirigente actúa sobre los recursos físicos, las destrezas humanas y los resultados.
  • El Líder lo hace sobre las emociones y lo espiritual de las personas.

La única definición de “Líder” es aquel que tenga “seguidores”, sin éstos, no puede haber líderes.

 
Tienes subordinados… eres un Jefe, Gerente, Director o Administrador.

Tienes seguidores… eres un Líder.
 

Puedes ser lo que desees, pero no te confundas
 

No te llames Líder… deja que a tí te llamen Líder.

 

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

El compromiso de los empleados…

Les acerco un pequeño video que trata el tema del compromiso de los empleados.

El video se titula “Are You Effectively Managing Your Most Important Asset” y está en inglés.

Pueden ver el video original en la página de McDaniel Partners

Que lo disfruten.

UnMensajeParaTi.com.ar