Mira…

dawn

¡Deja todo atrás!

Ve los obstáculos que ya has superado.

Ve cuánto ya aprendiste en esta vida y cuanto ya creciste.

¡Mira para el frente!

No te quedes parado, levántate cuando tropieces y caigas.

Establece metas, ten planes y prosigue con firmeza.

¡Mira para adentro!

Conoce a tu corazón y analiza sus proyectos; mantén puros tus sentimientos.

No dejes que el orgullo, y la vanidad dominen tus pensamientos en tu corazón.

¡Mira a tu lado!

Socorre a quien precisa de ti.

Ama a tu prójimo y se sensible para percibir las necesidades de aquellos que se acercan.

¡Mira para abajo!

No pises a nadie… percibe las pequeñas cosas y aprende a valorarlas.

¡Mira para arriba!

Hay un Dios mayor que tú, que te ama mucho y tiene todas las cosas bajo control.

¡Mira para Dios!

Percibe la profundidad, riqueza y poder de la bondad divina.

¡Siente ese Dios que mira por ti todos los días de tu vida!, y deja que Él te bendiga.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez   +PabloGimenez-Ar

¿Tendrás tiempo…?

Cuando te levantabas esta mañana, te observaba y esperaba que me hablaras, aunque fuera unas cuantas palabras, preguntando mi opinión o agradeciéndome por algo bueno que te haya sucedido ayer. Pero noté que estabas muy ocupado buscando la ropa adecuada para ponerte e ir al trabajo.

Seguí esperando de nuevo, mientras corrías por la casa arreglándote, supe que habría unos cuantos minutos para que te detuvieras y me dijeras ¡Hola!, pero estabas demasiado ocupado.

Te observé mientras ibas rumbo al trabajo y esperé pacientemente todo el día. Con todas tus actividades supongo que estabas demasiado ocupado para decirme algo. Pero… está bien, aún queda mucho tiempo.

Durante el trabajo estabas tan preocupado por tus problemas; si tan sólo quisieras compartirlos conmigo… pero no, decides manejarlos solo y yo espero.

Después encendiste el televisor; esperé pacientemente, mientras veías televisión y cenabas, pero nuevamente te olvidaste de hablar conmigo y nada.

A la hora de dormir, creo que ya estabas muy cansado. Después de decirle buenas noches a tu familia, caíste en tu cama y casi de inmediato te dormiste; no hay problema, porque quizás no te das cuenta de que siempre estoy ahí para ti.

Tengo más paciencia de la que te imaginas. También quisiera enseñarte cómo tener paciencia para con los otros.

Te amo tanto que espero todos los días por una oración, un pensamiento o un poco de gratitud de tu corazón.

Bueno, te estás levantando de nuevo, y otra vez a esperar sin nada más que mi amor por ti; tal vez el día de hoy me dediques un poco de tiempo.

¡Que tengas un buen día!.

Tu amigo, Dios

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez  +Pablo

Conversaciones con Dios

Hace más de dos años atrás compartía un fragmento del libro “Conversaciones con Dios” de Neale Donald Walsch, en un mensaje que titulé “Óyeme en todas partes…“.

Hoy encontré en Youtube la película completa doblada al español (1 hora 44 minutos).

Para quienes no la han visto, la comparto aquí y les recomiendo verla.

(Mas videos en Un Mensaje Para Ti…)

“…No te sientas abandonado. Yo siempre estoy contigo. Si tienes preguntas que hacerme, preguntas cotidianas -como sé que tienes ahora mismo-, y quieres continuar, ten en cuenta que puedes acudir a Mí para que te conteste. No es necesario que sea en forma de libro.

‘No es este el único modo en que Yo te hablo. Escúchame en la verdad de tu alma. Escúchame en los sentimientos de tu corazón. Escúchame en el silencio de tu mente.

Óyeme en todas partes. Cada vez que tengas una pregunta, simplemente debes saber que ya la he contestado. Luego abre los ojos a tu mundo. Mi respuesta puede hallarse en un artículo ya publicado, en el sermón ya escrito y a punto de ser pronunciado, en las película que se está rodando; en la canción que ayer se acabó de componer; en las palabras que está a punto de decir un ser querido; en el corazón de un nuevo amigo que estamos a punto de hacer.

Mi Verdad está en el susurro del viento, en el murmullo del arroyo, en el estampido del trueno, en el tamborileo de la lluvia.

Es el tacto de la tierra, la fragancia del lirio, el calor del sol, la atracción de la luna.

Mi Verdad -y tu más segura ayuda en los momentos de necesidad- es tan sobrecogedora como el cielo nocturno, y tan simple e incontrovertiblemente confiada como el balbuceo de un niño.

Es tan potente como el latido del corazón, y tan silenciosa como el aliento contenido en unión conmigo .

No te dejaré, no puedo dejarte, puesto que eres Mi creación y Mi producto, Mi hija, Mi hijo, Mi propósito y…

Yo mismo.

Acude a mí, pues, cada vez y en cualquier circunstancia en que te alejes de la paz que Yo soy.

Yo estaré ahí.

Con la Verdad.

Y la Luz.

Y el Amor.”

del libro “Conversaciones con Dios
de Neale Donald Walsch
ISBN: 9789875662629

UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez   Seguirme en Twitter

Si alguien se te acerca…

Si alguien se te acerca con frío…
es porque tu tienes para ofrecerle calor.

Si alguien se acerca con alegria…
es porque tú tienes siempre una sonrisa para ofrecer.

Si vierte ante ti sus lágrimas…
es porque de tí espera el consuelo.

Si te ofrece sus versos…
es porque tú tienes la música.

Si te confía su sufrimiento…
es porque de ti espera un remedio.

Si llega con sus confidencias…
es porque en ti busca la escucha.

Si lo hace con hambre…
es porque puedes proporcionarle alimento.

Con besos…
es porque tú eres la dulzura.

Si te confía sus dudas…
es porque tú le marcas el camino.

Con orquestas…
es porque tú eres la fiesta.

Con desánimo…
es porque tú sabes ser un estímulo.

Con fantasía…
es porque tú sabes la realidad.

Con desesperación…
es porque en tí encuentra una razón válida.

Con entusiasmo…
es porque no duda de que vas a vibrar con sus esperanzas.

Cuando te confía un secreto…
es porque tiene segura tu complicidad.

Cuando alguien se acerca a ti inquieto…
es porque tú sabes infundirle serenidad.

Cuando deposita en tí su confianza…
es porque encuentra en ti su fuerza.

Cuando te confiesa sus miedo…
es porque ¡tú eres amor!

Presta atención cuando alguien se te acerque.

Nadie llega a tí por casualidad…
todo encuentro es un proyecto de Dios.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar   @PabloGimenez   Seguirme en Twitter

Dios no te preguntará…

Cuando te encuentres con Dios…

Dios no te preguntará qué modelo de auto usabas; te preguntará a cuánta gente llevaste.

Dios no te preguntará los metros cuadrados de tu casa; te preguntará cuánta gente recibiste en ella.

Dios no te preguntará la marca de la ropa en tu armario; te preguntará a cuántos ayudaste a vestirse.

Dios no te preguntará cuan alto era tu sueldo; te preguntará si vendiste tu conciencia para obtenerlo.

Dios no te preguntará cuál era tu título; te preguntará si hiciste tu trabajo con lo mejor de tu capacidad.

Dios no te preguntará cuántos amigos tenías; te preguntará cuánta gente te consideraba su amigo.

Dios no te preguntará en qué vecindario vivías; te preguntará cómo tratabas a tus vecinos.

Dios no te preguntará el color de tu piel; te preguntará por la pureza de tu interior.

(autor desconocido)

UnMensajeParaTi.com.ar @PabloGimenez

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email Seguirme en Twitter

Reza…

“Reza, espera y no te preocupes. La preocupación es inútil. Dios es misericordioso y escuchará tu oración. La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave al corazón de Dios. Debes hablarle a Jesús, no solo con tus labios sino con tu corazón. En realidad, en algunas ocasiones debes hablarle solo con el corazón”

Bordados de la vida…

Cuando era niño, mi madre trabajaba mucho cosiendo.

Yo me sentaba en el suelo, miraba y le preguntaba qué es lo que estaba haciendo.

Ella me contestaba que estaba bordando.

Todos los días yo hacía la misma pregunta y ella me contestaba lo mismo.

Yo observaba su trabajo desde una posición abajo de donde ella se encontraba sentada, y repetía: “¿Mamá, que es lo que estás haciendo?”.

Le decía que desde donde yo la miraba, lo que estaba haciendo me parecía muy extraño y confuso.

Era un amontonado de nudos e hilos de diferentes colores, largos, cortos, unos gruesos y otros finos… yo no entendía nada.

Ella sonreía, me miraba y de manera amable me decía, “Hijo, sal un poco a jugar, y en cuanto termine mi trabajo te llamaré, te tomaré en mis brazos y dejaré que veas el trabajo desde mí posición”.

Pero yo seguía preguntándome desde abajo: ¿Por qué ella usaba algunos hilos de colores oscuros y otros claros?, ¿por qué me parecían tan desordenados y enmarañados?; ¿por qué estaban tan llenos de nudos y puntos?; ¿por qué había tantos nudos e hilos enredados entre si?; ¿por qué no tenían aún una forma definida?; ¿por qué tardaba tanto para hacerlo?.

Un día, cuando yo estaba afuera jugando, ella me llamó.

“Hijo, ven aquí, déjame tomarte en mis brazos”.

Me sentó en su regazo y me sorprendí al ver el bordado desde su posición.

No lo podía creer, ¡desde abajo me parecía tan confuso!.

Pero desde arriba pude ver un paisaje ¡maravilloso!.

Entonces ella me dijo:

“Hijo, desde abajo mi bordado te parecía confuso y desordenado porque no veías que en la parte de arriba había un bello diseño… pero ahora, mirando el bordado desde mí punto de vista, ya puedes ver qué es lo que yo he estado haciendo”.

Muchas veces, a lo largo de los años, he mirado hacia al cielo y he dicho: “¿Padre, qué es lo que estás haciendo?”.

Él parece responder: “Estoy bordando tu vida, hijo”.

Y yo sigo preguntando: “¿Pero por qué lo veo todo tan confuso?”

“Padre, todo está desordenado; hay muchos nudos, situaciones difíciles que no terminan y cosas buenas que pasan rápido. Los hilos son tan oscuros… ¿por qué no son más brillantes?”.

Él parece decir: “Hijo mío, ocúpate de tu trabajo, relájate… confía en mí. Yo haré mí trabajo. Un día te llevaré a ti en mis brazos, y entonces irás a ver el plan de tu vida desde mí posición, desde mi punto de vista”.

A veces no entendemos qué está ocurriendo en nuestras vidas, las cosas son confusas, no encajan y parece que nada nos sale bien.

Es que estamos mirando el reverso de la vida; del otro lado, Dios está bordando…

(autor desconocido)

Comunicándonos con Dios…

Cuando rezamos hablamos con Dios, cuando meditamos, Dios no habla…

(gracias Mar)


UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

No le digas a tu Dios…

“No le digas a tu Dios lo grande que es tu problema, sino dile a tu problema lo grande que es tu Dios”

(gracias Fred C.)

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email

Óyeme en todas partes…

No te sientas abandonado. Yo siempre estoy contigo. Si tienes preguntas que hacerme, preguntas cotidianas -como sé que tienes ahora mismo-, y quieres continuar, ten en cuenta que puedes acudir a Mí para que te conteste. No es necesario que sea en forma de libro.

‘No es este el único modo en que Yo te hablo. Escúchame en la verdad de tu alma. Escúchame en los sentimientos de tu corazón. Escúchame en el silencio de tu mente.

Óyeme en todas partes. Cada vez que tengas una pregunta, simplemente debes saber que ya la he contestado. Luego abre los ojos a tu mundo. Mi respuesta puede hallarse en un artículo ya publicado, en el sermón ya escrito y a punto de ser pronunciado, en las película que se está rodando; en la canción que ayer se acabó de componer; en las palabras que está a punto de decir un ser querido; en el corazón de un nuevo amigo que estamos a punto de hacer.

Mi Verdad está en el susurro del viento, en el murmullo del arroyo, en el estampido del trueno, en el tamborileo de la lluvia.

Es el tacto de la tierra, la fragancia del lirio, el calor del sol, la atracción de la luna.

Mi Verdad -y tu más segura ayuda en los momentos de necesidad- es tan sobrecogedora como el cielo nocturno, y tan simple e incontrovertiblemente confiada como el balbuceo de un niño.

Es tan potente como el latido del corazón, y tan silenciosa como el aliento contenido en unión conmigo .

No te dejaré, no puedo dejarte, puesto que eres Mi creación y Mi producto, Mi hija, Mi hijo, Mi propósito y…

Yo mismo.

Acude a mí, pues, cada vez y en cualquier circunstancia en que te alejes de la paz que Yo soy.

Yo estaré ahí.

Con la Verdad.

Y la Luz.

Y el Amor.

del libro “Conversaciones con Dios
de Neale Donald Walsch
ISBN: 9789875662629

Otro mensaje relacionado: Abundancia

UnMensajeParaTi.com.ar

Bookmark and Share compatir_por_email Compartir en Facebook Recibir "Un Mensaje Para Ti" por email